El Camino

La Magna Vía Francigena empieza frente a la Catedral de Palermo y, siguiendo Corso Calatafimi, llega a Monreale y a su Catedral, caminando lado a lado con el Itinerarium Rosaliae. Desde aquí, atravesando el valle, se supera la Conca d'Oro y se llega a las colinas de Santa Cristina Gela y al lago de Piana degli Albanesi. El camino sigue a través de los campos de trigo hacia el Santuario de Tagliavia y hacia Corleone, donde prosigue hacia Prizzi.

Se entra en el pueblo de los Sicanos después de haber rodeado el lago artificial y de aquí se sigue hacia la Riserva Naturale di Monte Carcaci para alcanzar Castronovo di Sicilia, centro geográfico de la Magna Vía. El camino desde aquí flanquea el curso del río Platani, pasando por Cammarata y San Giovanni Gemini, hasta cruzar el ferrocarril, la carretera estatal (SS en italiano) y encaminarse hacia la ciudad de Sutera. Bajo la roca de San Paolino en Sutera, la vía sigue rozando algunos centros rurales como Campofranco, Milena y Racamulco y alcanza el centro de Grotte, un pequeño pueblo de la provincia de Agrigento.

Las últimas etapas nos llevan más allá del río Platani, hasta el pueblo  minero de Comitini. Después de algunos kilómetros entramos en el centro de la ciudad de Aragona para terminar caminando hasta Joppolo Giancaxio. Con el último trecho de campo llegamos a la imponente roca de Agrigento, su Rupe Atenea que se asoma al Mar Mediterraneo y a su maravilloso Valle de los Templos.